La piel de tu recién nacido

Redacción bbmundo · 27 febrero, 2015

Es entre 40 y 60 por ciento más delgada que la de un adulto. ¡Aprende a cuidarla!

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y representa la primera línea de defensa que poseemos en contra de las agresiones del medio en que vivimos. Cuando nace un bebé, su piel es hermosa, irresistible al tacto. Además realiza tres funciones:

  1. Protege contra las infecciones
  2. Controla su temperatura
  3. Evita que pierda líquidos

¡La piel de un recién nacido es entre 40 y 60 por ciento más delgada que la de un adulto! Además posee un manto ácido inmaduro y un sistema de defensa en desarrollo que la convierten en un órgano muy sensible y la ponen en riesgo frente a los agentes irritantes y los cambios climáticos.

De hecho, las glándulas que producen el sudor no irrigan adecuadamente en un recién nacido, por lo que suda menos y tiene problemas para regular la temperatura.

Entre más pequeño sea un bebé, la permeabilidad de la piel es mayor. ¿Qué significa esto? Un fluido puede atravesar más fácilmente su piel durante sus primeros meses de vida. Por tanto, su piel es más susceptible a las agresiones de los agentes externos del ambiente. Además, la defensa contra los microorganismos patógenos no está completamente desarrollada en un recién nacido.

La piel del recién nacido variará dependiendo de la duración del embarazo. Los bebés prematuros tienen piel delgada y transparente, mientras que la piel de un bebé a término es más gruesa.

Características de la piel del recién nacido:

  • Un vello fino llamado lanugo podría cubrir la piel del recién nacido, sobre todo los bebés prematuros. El vello debe desaparecer dentro de las primeras semanas de vida del bebé.
  • Una sustancia espesa y cerosa llamada unto sebáceo o vérnix puede cubrir la piel del bebé. Esta sustancia protege al feto de la exposición constante al líquido amniótico en el útero. El unto sebáceo debe desaparecer durante el primer baño del bebé.
  • La piel podría cuartearse, pelarse o estar manchada, pero esto debe mejorar con el tiempo.

Otros posibles cambios de la piel en el recién nacido:

  • El acné puede observarse desde el nacimiento, pero debe desaparecer en cuestión de unos meses
  • Los milios son pequeñas manchas blancas en las mejillas y la nariz. Están llenos de una proteína cerosa llamado queratina y deben desaparecer dentro de las primeras semanas
  • Las manchas mongólicas son manchas de color azul-gris o castaño que pueden surgir en la piel de las pompas o la espalda, principalmente en los bebés de piel oscura. Estas manchas deben desvanecerse al cabo de un año
  • Los nuevos simples son parches rojos pequeños en la frente, los párpados, la nuca o el labio superior del bebé y son causados por el estiramiento de los vasos sanguíneos. Estos parches a menudo desaparecen al cabo de 18 meses

Es evidente cómo la piel del recién nacido es muy delicada y está en constante desarrollo, por lo que te recomendamos que estés informada sobre los distintos productos que existen para poder brindarle a tu bebé un adecuado cuidado dermatológico desde el primer día.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...