Seguridad de la cuna

Redacción bbmundo · 12 septiembre, 2014

Asegúrate de que la cuna de tu bebé cumpla con los requisitos indispensables para evitar accidentes.

¿Sabías que las caídas de la cuna son los accidentes más frecuentes en bebés, a pesar de que son los más fáciles de prevenir? La cuna es un espacio donde probablemente tu bebé permanecerá algún tiempo solo, por lo que deberá ser un lugar totalmente seguro.

Si la cuna de tu bebé es nueva o fabricada después de 1985, es muy probable que cumpla con los estándares de seguridad actuales. Sin embargo, independientemente de que la cuna que vayas a utilizar sea nueva o no, verifica que cumpla con las siguientes características:

  • Los barrotes no deben tener una separación mayor de siete centímetros entre ellos. Esto evitará que la cabeza de tu bebé quepa entre ellos y pueda atorarse
  • En la cabecera y en el pedestal no deben haber espacios u orificios, con el fin de evitar que la cabeza de tu bebé pueda quedar atrapada
  • Si la cuna tiene esquineros, desatorníllalos y quítalos. La ropa holgada podría llegar a trabarse, causando asfixia
  • Si la cuna que utilizarás es muy vieja, tendrás que despintarla. Anteriormente las cunas se pintaban con materiales a base de plomo, lo que podía causar envenenamiento si el bebé mordía los barandales. Pinta la cuna de nuevo con un esmalte de alta calidad, deja que se seque por completo en una habitación bien ventilada y coloca fundas de plástico sobre el borde superior del barandal (éstas las puedes conseguir en tiendas especializadas)

Prevenir es evitar

Sin importar que la cuna de tu bebé sea nueva o no, toma las siguientes medidas:

  1. Si compras un colchón nuevo, deshazte del plástico con el que viene envuelto, ya que éste podría provocar asfixia. Si cubres el colchón con una funda protectora, asegúrate de que quede justa (las de cierre son mejores)
  2. Tan pronto como tu bebé pueda sentarse, baja el colchón a un nivel al que no pueda caerse. Colócalo a un nivel aun más bajo cuando tu hijo ya pueda ponerse de pie. No olvides que las caídas más frecuentes ocurren cuando un bebé intenta bajarse de la cuna, así que cámbialo a otra cama cuando mida 90 centímetros de estatura o cuando la altura del barandal sea menor a las 3 cuartas partes del tamaño de su cuerpo
  3. Verifica que cuando bajes por completo el barandal, éste se encuentre al menos 10 centímetros de altura por encima del colchón. Incluso cuando el colchón esté colocado en su posición más alta, deberán mantener la misma distancia. Siempre que el bebé esté en su cuna, el barandal tendrá que estar en su posición más alta
  4. El colchón debe quedar justo, para que tu hijo no resbale en las hendiduras entre el colchón y la cuna. Si el espacio supera 4 centímetros, reemplaza el colchón por otro que quede más justo
  5. Revisa la cuna periódicamente para asegurarte de que no haya bordes ásperos o puntos filosos en sus partes metálicas, ni astillas o ranuras en la madera. Si llegas a notar marcas de dientes en el barandal, cúbrelo con una tira plástica
  6. Utiliza un cubre-corral o protector alrededor de toda la parte interna de la cuna
  7. Tan pronto como tu hijo logre pararse, quita el cubre-corral o protector, así como los juguetes, almohadas y muñecos de peluche con los que pueda apoyarse para salir de la cuna
  8. Si la cuna incluye algún móvil, revisa que esté fijo sobre el barandal. Cuélgalo a una altura donde tu hijo no pueda jalarlo y quítalo cuando comience a sentarse o cuando cumpla cinco meses de edad
  9. Para prevenir las caídas más graves, nunca coloques una cuna o la cama de un niño al lado de una ventana

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...