Cómo ser mamá de alta demanda y ¡ser feliz!

Mamá de Alta Demanda · 23 junio, 2017

Si eres mamá primeriza, seguramente te sentirás así.

mama de alta demanda

Todos los días intento ser una mamá de la que mis hijos se sientan orgullosos… no sé si lo logro ¡pero de verdad que lo intento! Me veo al espejo y no siento que tenga mucho en común con la generación de mi madre. Las mujeres de hoy tenemos muchas opciones para aprender sobre crianza y maternidad donde quiera que nos encontremos, mientras que mi mamá aprendió de lo que le enseñó su madre.

Mi trabajo como mamá de alta demanda comenzó mucho antes siquiera de embarazarme. Mi historia comenzó cuando estaba en la búsqueda de un bebé y el internet me llevó a uno foro de “Embarazo” que era muy popular, me refiero a los foros de bbmundo.

Estuve en foros que hablaban del embarazo y de los cuidados que se tenían durante esa etapa, me identifiqué mucho con otras chicas y aprendí de los consejos de las que ya estaban en la espera de su hijo, “que si el ácido fólico, que si no comían pescado crudo, etc”. Tips muy valiosos para las futuras mamás. 

A los pocos meses me embaracé y comencé a compartir experiencias y consejos con otras participantes. En ese foro conocí grandes amigas que conservo hoy en día: Yury, Lety y Lulú, mamás y amigas que conservo gracias a los foros de bbmundo en 2007.

Mi trabajo como mamá de alta demanda comenzó con  la búsqueda de información sobre cómo ser una buena madre para mi futuro bebé y aprendiendo cómo llevar mi embarazo a término de la forma más saludable. También a cómo practicar la lactancia materna y mentalizarme a que no es tan fácil como se ve en las fotos, a eso y más me me ayudaron las mamás del foro y claro, de la mano con los artículos de especialistas que encontré en el portal, para el que hoy, 10 años después de ser madre por primera vez, estoy escribiendo como blogger.

Nació mi hijo y nació una madre

Mi hijo fue un bebé de alta demanda, ¡fue la locura! Como mamá primeriza no acababa de entender porqué mi bebé lloraba en cada separación, sufría cuando creía que tenía dominada la lactancia materna y me salían absesos, lloraba porque cuando lograba dormir a mi hijo la tristeza me invadía del cansancio que tenía. En ocasiones no obtenía una respuesta que me convenciera o el apoyo de mi mamá no me era suficiente para sentirme satisfecha.

Lo mejor que pude hacer fue estudiar sobre el llanto del bebé e informarme a full sobre la lactancia, el colecho, el porteo y otros términos que para mi eran desconocidos. También estaba consiente que una cosa es lo que dicen los libros y otra muy diferente ponerlo en práctica. 

Entendí las características de mi bebé de alta necesidad, lo cuál me convirtió en una mamá de alta demanda. Aprendí sobre el manejo de sus emociones y al final a comprenderme. También a aceptar que no soy una super woman y que en el camino encontraré mil fallas, pero que de todos lo más importante es no perder la cordura y que si hay algo que no vas a dejar de hacer nunca es amar a tus hijos con toda la intensidad… sin morir en el intento.

Justo en ese momento de aprendizaje y haciendo empatía con otras mamás de mi generación, fue que nació esta mamá bloguera de alta demanda, la que compartió experiencias y también aprendió de la mano de fabulosas mujeres.

Todas las mamás estamos en el intento de ser la mejor versión de nosotras mismas, ya que tenemos claro que nuestra vida dio un giro al convertirnos en madres; entendemos que si cuidamos nuestra salud podremos cuidar a nuestros hijos mañana, que la sonrisa que le brindes hoy nutrirá su corazón de adulto.

Soy una mamá de alta demanda a todo orgullo. ¿Tú también lo eres? ¡Cuéntanos!

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (8 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...