La causa de los berrinches

Redacción bbmundo · 21 abril, 2015

Este es otro de los errores más comunes en la crianza de los niños, aprende cómo evitarlo.

Por Nancy Steinberg

Hoy continuaremos analizando el ejemplo que nos envió la semana pasada una mamá y que hemos usado para ejemplificar algunos de los errores comunes en que caemos en la crianza de los niños. Si te faltó el principio, puedes consultar el artículo “Qué estoy haciendo mal” en este mismo blog.

La mamá continúa diciendo:

Hemos hablado con ella, sabe que está mal, que nos molesta, que la lastima.”

En realidad, de lo único que tal vez podamos estar seguros es que la niña con su conducta recibe una gran cantidad de atención. Muchas veces los niños prefieren tener atención negativa con su comportamiento a no recibir atención alguna.

No podemos estar seguros que ella sabe que lastima a la prima porque para ella esta conducta podría ser un juego; muchas veces los niños se entretienen de esa forma. Tampoco podemos asegurar que sabe que les molesta: la reacción de su mamá no es consistente como nuestra amiga menciona en su correo:

Hay veces que sí soy muy paciente y en otras me frustra demasiado que lo siga haciendo y me pongo agresiva.

Este es otro de los errores más comunes en la crianza de los niños: la falta de consistencia. En muchas ocasiones realmente no saben qué se espera de ellos pues la reacción de los padres, ante la misma conducta, puede ser variable. La consistencia de los papás ayuda a que el mundo se vuelva predecible, lo cual permite que sepa cómo debe actuar en las diferentes situaciones. Me ha tocado en infinidad de ocasiones que los niños, cuando se portan bien, no reciben ningún tipo de atención y pasan desapercibidos en la casa, la escuela y en todo tipo de situaciones. Pero en cuanto se empiezan a portar mal ¡zas! ¡Reciben toda la atención del mundo!

Recomendamos a los maestros que, cuando un niño con problemas de conducta de pronto se porta bien, sea el momento en que se le debe prestar atención. Esto es muy difícil en la escuela, pues la maestra puede tener hasta 30 ó 40 niños. Pero la misma recomendación puede aplicarse a los padres de familia: el momento más importante para hacer caso a un niño es cuando éste se porta bien. Y no me refiero a que debes de estarlo premiando continuamente; el simple hecho de prestarle atención es suficiente para que el niño siga portándose de forma correcta.

Sí, muchas veces la atención en momentos inadecuados es la que mantiene la conducta inapropiada de los niños: entre más regaños, gritos, amenazas o nalgadas, el niño continuará portándose mal pues está recibiendo atención, aunque sea negativa.

Como ven, no hemos agotado el tema y por eso los dejo con una tarea: ¿Qué opinan del tiempo fuera?

La próxima semana, continuando con este mismo ejemplo, analizaremos este método de disciplina.

Muchas gracias a todos ustedes por compartir sus experiencias. Por el momento me despido con un abrazo y los recuerdo que pueden enviar sus preguntas y comentarios a midoctoranancy@gmail.com y visitar mi página web midoctoranancy.com

¡Hasta la próxima!

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...