20 tips para ser la mejor mamá

Redacción bbmundo · 10 mayo, 2016

Descúbrelos y aplícalos, especialmente si eres primeriza.

Si sólo tuvieras que compartir un gran consejo para la crianza y la educación de los hijos, ¿cuál sería? En bbmundo elegimos nuestros mejores 20. Descúbrelos y aplícalos, especialmente si eres primeriza.

Salud

  1. Asegúrate de que reciba en tiempo y forma todas las dosis de su esquema de vacunación, de lo contrario la protección contra enfermedades será incompleta.
  2. La actividad física es indispensable para su desarrollo motriz y cognitivo. Durante sus primeros dos años, motívalo a patalear, gatear y caminar. A partir de los tres necesitará diariamente 60 minutos de ejercicio planeado y otros 60 de juego libre
  3. Si encoge las piernas, aprieta los puños y llora más de lo normal, es probable que tenga cólicos. Masajea suavemente su abdomen siguiendo el sentido de las manecillas del reloj.

Nutrición – lactancia

  1. ¿Sabías que tu estado de ánimo influye en la calidad de la lactancia? Si estás nerviosa o estresada, el reflejo de salida de la leche podría bloquearse. ¡Relájate!
  2. A mayor succión, mayor producción de leche, así que ofrécele tu pecho a libre demanda, es decir siempre que tu bebé lo pida.
  3. Amamántalo en la posición que elijas pero verifica que succione con la boca bien abierta cubriendo la mayor parte de la areola, el labio inferior hacia afuera y la lengua debajo del pezón. Si escuchas que chasquea, la postura no es correcta.
  4. Algunas señales de que no está satisfecho con su alimentación son: mueve la cabeza, abre la boca, está inquieto después de haber comido, chasquea, deja de evacuar por lo menos una vez al día, aprieta los puños o trata de metérselos en la boca, y no duerme lo suficiente entre comidas.

Nutrición – papillas

  1. Antes del año de edad no le ofrezcas leche de vaca, pescado, trigo, cacahuate, fresa, huevo y chocolate, pues predisponen el desarrollo de alergias alimentarias.
  2. Respeta su apetito y déjalo comer con las manos aunque se ensucie, esto le ayudará a estimular la coordinación ojo-mano para que pronto use cubiertos. Dale opciones que se disuelvan fácilmente en su boca como verduras cocidas, plátano, pera y melón.
  3. ¿Rechaza algún alimento? Deja que pasen unos días y ofréceselo en una presentación diferente, tal vez así le guste. ¡No desistas!

Sueño

  1. Crea un ritual para ayudarlo a identificar la hora de dormir, por ejemplo dale un baño o masaje, cántale o ponle música relajante.
  2. Descansa al tiempo que él duerme. No se trata sólo de obtener energía suficiente y buen humor para cuidar a tu bebé, sino de que la falta de sueño y el sobrepeso están directamente relacionados. Así que… duerme.

Berrinches

  1. Durante el día, un niño de entre uno y tres años puede hacer hasta tres berrinches. Manejarlos con calma y paciencia es importante para su desarrollo emocional y social. Con tu ejemplo, transmítele la manera de tratar una situación difícil, ya que si te alteras fortalecerás esa reacción descontrolada.
  2. Deja que haga su berrinche, es difícil pero así aprenderá que no siempre va a salirse con la suya. Cuando vea que dicho recurso no le ayudará a alcanzar sus objetivos, dejará de hacerlo.

Estimulación

  1. Dale tiempo para que resuelva cada problema por sí mismo antes de enseñarle cómo se hace. De lo contrario, no le permites analizar y decidir otro camino para realizar las cosas. Tenle paciencia y ayúdalo a superar la frustración.
  2. Motiva su lenguaje platicando con él, pues aunque no te responda, estimularás su vocabulario, memoria y entendimiento. No distorsiones las palabras con diminutivos o repitiéndolas como él las dice.

Inteligencia emocional 

  1. Establece horarios específicos para dormir, comer y jugar, ya que no sólo le ayudarás a ajustar su reloj biológico sino a adquirir confianza al contar con momentos previsibles y seguros en su mundo cotidiano. La disciplina es muy importante en su desarrollo emocional, no lo pierdas de vista.
  2. Los niños deben hacer las cosas por inspiración y no por culpa. Los regaños pueden hacer que tu hijo se ponga a la defensiva o que actúe como quieres, pero no por el hecho de saber que cierto comportamiento no le hace bien. Explícale el por qué de lo que esperas y las consecuencias de no llevarlo a cabo.
  3. Dedícale por lo menos 15 minutos al día, libres de cualquier distracción (teléfono, televisión, computadora) y mirándolo a los ojos. Con estos le comunicarás qué tan importante es para ti, más allá de las palabras.
  4. Intenta disfrutar más y preocuparte menos, sin olvidar que la capacidad de ser feliz a pesar de las dificultades es una enseñanza fundamental que tu hijo necesita de ti.

Y el pilón…

¡Dale palabras de aliento! Para él no existe opinión más importante que la tuya y más si se trata de algo positivo. Cada que tengas oportunidad, anímalo con: “Eres muy especial”, “Inténtalo hasta que lo logres”, “Me encanta ser tu mamá”, “Está bien expresar lo que sientes”, verás los resultados.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (44 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading...