¿Sólo sabes hablar de tu hijo?

Redacción bbmundo · 27 enero, 2016

¿Cuántas veces al día hablas de tu hijo? Tal vez estás a punto de sacar las garras y gruñir. Eres un monstruo madre.

mamá tomando foto

¿Cuántas de las cosas que ocupan tu mente y tu día a día se relacionan con tu hijo? Tal vez estás a punto de sacar las garras y gruñir. En efecto, sólo sabes hablar de tu hijo.

Claro, amiga, no te preocupes, yo te regreso a tu niña de la fiesta y le doy un chocolate para que no esté tristona”. Claro, mi “amiga” asume que mi hija está a un paso de depresión porque yo soy de las mamás que trabajan y no estoy con ella ese día. En cambio ella, está en todos los cumpleaños, todos los partidos y todas las juntas de la escuela, y ojo, no lo hace por su gusto, lo hace “por ellos” “porque sus hijos la necesitan”. Pues les tengo noticias: sus hijos, más bien, las alucinan.

Siempre he dicho que el peor rol, de todos los que ejerzo en mi vida, es el de “mamá de escuela”, pero la verdad es que amo los colegios de mis hijos y amo a mis hijos creciendo y disfrutando en ellos. Lo que en realidad odio es a la concurrencia que me rodea cuando se trata de ambiente escolar, porque invariablemente pululan por ahí más de una “momster” dispuestas a atacar.

El término no es mío, lo usa una compañera de trabajo que no es mamá, pero que sí tiene muchas amigas que lo son y les huye, igual que yo. Lo malo de mi caso es que yo sí soy madre y en todos los grupos que frecuento por los planes de mis hijos (que les aseguro son más de la mitad de los planes que hago en mi vida) hay momsters. En algunos más y en otros menos, pero siempre hay al menos una o dos.

Se comportan como tontas. Lo siento, pero es verdad. Al menos como limitadas, ¿por qué? Sólo tienen un tema de conversación: sus hijos. Yo me pregunto ¿no tuvieron novios, viajes, amigos en la escuela, sueños antes de tener hijos? Pareciera que con los partos también salieron sus intereses. No leen algún otro libro que no incluya algo de desarrollo, no les importa escuchar a nadie más que no les dé la “clave para evitar berrinches” y compran todo lo que sea infantil incluso sin importar cuánto lo necesitan.

Sobra decir que las momsters son las reinas del chat, las más desquiciantes, las que hacen que mi globito del whatsapp, cada que regreso a mi celular tenga 138 mensajes, tan relevantes como:

Chucha: Mil gracias por la fiesta. Todo te quedó padrísimo
Victoria: Sí, mil gracias. Lucía estuvo feliz
Gabi: Gracias!!!! (caritas felices) Lorenza también estuvo feliz
Ana: Todo brutal, amiga, las niñas se divirtieron horrores (gorritos de fiesta y aplausos)
Natalia: Gracias, oigan, qué lindas. Gracias por venir!!!!! María José está feliz con todos sus regalos (emoticons de regalitos)
Mónica: No, gracias a ti
Marisa: Gracias a ti, Nat
Elsa: Mil gracias Nat

…Y así hasta la eternidad

Está bien ser agradecidas y compartir la emoción de los críos, pero ¿tanto? Además, sospecho que pierden algo de sex appeal. No estoy segura, porque no soy hombre y no estoy casada con una. Pero a la mayoría de los hombres, y lo digo por las pláticas con mis amigos, por más guapa que sea una mujer a nadie le prende saber si mañana vas a ir a conseguir los huarachitos de moda porque tu hija ya no tiene qué ponerse con los vestidos, o si te trauma que la mamá de Tomás deja que juegue con el ipad desde las 5 pm aunque no haya hecho la tarea.

Y no sólo me preocupa la libido de ellos. Ellas, ¿cómo le hacen si la calentura también sube por una estimulación mental y el 80 % de su mente son sus hijos?

Me imagino a las momsters, a medio jadeo, pensando en el pantaloncito divino que vieron para que el niño vaya como Dios manda a los 60 años del abuelo. Otra de las características que más distinguen a una momster es ser metiche y juzgona. Antes que nada, voy a aclarar que respeto a las mujeres dedicadas 100 por ciento a la crianza de sus hijos. Cada quien decide el rumbo que le da a su tiempo y a su vida. Lo que sí juzgo, y no sólo juzgo, repruebo y condeno es el comportamiento momsteriano. Ahora explico la diferencia.

La momster juzga a las demás mamás como si midiera su propio desempeño maternal en función de lo que las demás hacen y viven en comparación y competencia constante.

También es posible que te reconozcas en este texto. ¿Cuántos pensamientos dedicas al día para las otras mamás y sus decisiones? Sé honesta. ¿Cuántas cosas que tienen que ver con tus hijos cargas todos los días? Todas tenemos que resolver miles, hazlas pero no las cargues, no dejes que ocupen tanto espacio en tu agenda y sobre todo en tu mente.

Si ya caíste en el juego y quieres salirte del clan, claro que puedes hacerlo. Juro que te conviene por salud mental para ti y para tu crío.

NO –ene o no– eres mujer sólo por tu condición de mamá. Aunque no te des cuenta, al pensar tan poco en ti, en tu crecimiento espiritual y existencial, estás reduciendo tu valía como persona y al rato tu autoestima va a estar echa pedazos. Ser madre le da sentido a tu vida, por supuesto, pero no te define: eres mamá y muchas otras cosas más.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (2 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...