Ella quiere otro hijo y yo no

Bernardo Romano · 15 octubre, 2015

Los hombres también tienen derecho a elegir cuántos hijos desean.

Temo que caeré en un lugar común pero lo único que puedes hacer es platicar sobre el asunto y plantearle a tu pareja cuáles son tus razones para no tener otro hijo. Para ello, debes analizar cuáles son las suyas. Por ejemplo, si tuvo más de un hermano o, al contrario, fue hija única, por lo que su idea de familia está concebida con más de un hijo. Otra opción que puedes contemplar es si están experimentando problemas dentro de la relación. Aunque no lo creas, el hecho de que estén pasando por momentos difíciles puede hacer que tu esposa vea un segundo embarazo como la posibilidad de reconstruirla y de obtener la atención que siente que no le prestas. O bien, recuperar aquello que –en su opinión– ha perdido la relación.

La tercera opción es la edad del primogénito. Si tu hijo es muy pequeño, es probable que tu esposa intente darle un compañero de juegos; pero si es adolescente, la causa podría ser que ella no se encuentra lista para desprenderse por completo de su rol de madre, por ello busca a alguien más para cuidar y proteger, con la intención de no sentirse sola ni carente de actividades. Piensa en el impacto que este cambio tiene en su vida, en especial si solamente se ha dedicado al hogar.

Ahora bien, antes de unirse, seguramente platicaron sobre sus expectativas al formar una familia y acordaron cuántos hijos tendrían. Recuerden esa plática y si las cosas han cambiado para alguno de los dos, dialoguen para intentar llegar a un acuerdo.

Es muy importante recordar que esta decisión no depende solamente de uno de los integrantes de la pareja, es cuestión de dos, pero si dentro de tus planes y proyecto de vida no está el tener otro hijo, es tu obligación decírselo de manera directa y sin rodeos, sin importar la discusión que esto pueda desencadenar, pues si no lo haces, a la larga los problemas pueden ser mayores e incluso provocar una ruptura.

Ella debe entender que es imposible forzarte a tener otro hijo. Expónle tus razones no sólo de índole económica (por los gastos y responsabilidades que representa), sino también aquellas de tipo sentimental. Hablando con ella acerca de tus miedos, es posible hacerle ver de manera sutil que no existe la necesidad de otro miembro en la familia. Pídele que se pregunte por qué quiere otro hijo, ya que no pueden traerse al mundo sólo por llenar espacios.

Lee Cuánto cuesta tener un hijo

Los hombres también tenemos derecho a elegir cuántos hijos deseamos y nuestra pareja debe conocer nuestras aspiraciones en ese sentido. No tengas miedo ni pena y cuando lo platiques intenta mantener la calma, pues hablar de este tema no debe ser sinónimo de discusión o batalla campal.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (3 votes, average: 3,67 out of 5)
Loading...