¿Falta de apetito sexual? Razones y cómo evitarlo

Redacción bbmundo · 16 marzo, 2018

¿Sufres de falta de apetito sexual? Relájate, tiene solución. Conoce por qué sucede y lo que puedes hacer para mejorar tu vida sexual.

falta-de-apetito-sexual-razones-y-como-evitarlo

Está probado científicamente que conforme avanzan los años, nuestra libido comienza a disminuir, sin embargo, su ausencia no está relacionada exclusivamente con la edad. Te explicamos qué onda con la falta de apetito sexual.

 

La falta de apetito sexual sí tiene solución

 

Un poco de historia

 

En Inglaterra, durante la época victoriana, las caricias y arrumacos eran casi una tortura china. Ninguna mujer decente podría haber pensado que era correcto fantasear con el beso de un hombre o manifestar que lo que quería era un poco de contacto físico con su pareja. Sin embargo, los tiempos han cambiado tanto que la falta de deseo sexual ya no es vista como una virtud, sino como un problema de salud que puede afectar nuestra relación de pareja. ¿Qué sucede cuando simplemente no tenemos ganas?

Los factores que influyen en el descenso –o incremento– de la libido son variados, van desde situaciones tan comunes como el estrés o cansancio, hasta otras más complejas y delicadas, relacionadas con nuestro desarrollo psicoemocional. En sentido estricto, es necesario aclarar que el bajo deseo sexual se considera una patología cuando la deficiencia recurrente de pensamientos y fantasías de este tipo resulta molesta o incómoda para quien la presenta. De otro modo, si la ausencia de estas manifestaciones no te resulta en lo absoluto un problema ni a ti ni a tu pareja, entonces ustedes pueden seguir  viviendo como roommates.

Lo anterior no significa que el deseo sexual hipoactivo no sea uno de los problemas más frecuentes entre las parejas. Se trata de una situación más común en las mujeres que en los hombres, y se clasifica de acuerdo con la siguiente escala:

Primaria: Nunca se ha sentido mucho interés o deseo sexual

Secundaria: Alguna vez se tuvo deseo sexual pero en algún momento este aparentemente sólo desapareció

 

¿Dónde quedó la bolita?

 

La falta de apetito sexual resulta particularmente crítica para las parejas cuando se detecta que es sólo hacia el esposo o la esposa. En estos casos, la libido ausente es una manifestación de que existen problemas de compatibilidad sexual.

En otros, simplemente no se sienten “ganitas”, y entonces, al no compartir el entusiasmo de nuestra media naranja surge una sensación de culpabilidad, que puede hacer que el otro nos acuse de no amarlo, cuando en realidad simplemente se está cansado. Para resolver ambas situaciones lo mejor es hablar, expresar diplomática y claramente qué queremos, cuáles son nuestras posturas favoritas, nuestras fantasías y sobre todo, manifestar que quizá es necesario salir a tomar un café y platicar de sus problemas cotidianos para desahogarse y liberar tensión.

Así que antes de preguntarte qué tan regularmente debe haber actividad sexual, recuerda que la frecuencia en sí misma no es un indicador confiable de nuestro deseo, ya que éste puede estar presente, aunque no lleguemos a tener contacto íntimo con alguien. ¿Qué es lo que pasa? Simplemente sucede que ambos miembros de la pareja tienen diferentes grados de deseo.

 

No eres tú, soy yo…

 

La situación cambia drásticamente en términos fisiológicos. Entre las principales causas orgánicas del bajo deseo sexual se encuentran padecimientos que afectan la glándula hipófisis, responsable de controlar las hormonas de crecimiento y desarrollo de nuestros caracteres sexuales secundarios, entre ellas la prolactina responsable del aumento o disminución de nuestro deseo sexual.

Las alteraciones neuroendocrinas, la disminución de andrógenos o cambios hormonales relacionados con la menopausia, enfermedades metabólicas, como la diabetes y el uso de algunos medicamentos, como los antidepresivos también influyen en nuestros niveles de excitación y, a largo plazo, pueden terminar por completo con los deseos más oscuros.

En las mujeres una disminución en los niveles de testosterona, reconocida desde hace mucho tiempo como la “hormona del deseo”, implica una menor lubricación vaginal y se relaciona con la dificultad de alcanzar el orgasmo. De esta manera, al “no sentir nada”, llegaremos a tener relaciones sexuales por compromiso, sin deseo y aplicaremos el consabido: “Mi vida, cuando termines me tapas”.

 

Checa:  Lo que debes saber de la menopausia

 

Operación deseo

 

A diferencia de los hombres, que generalmente no se toman como algo personal la falta de deseo de su pareja y se lo achacan a un mal día, las mujeres sí pensamos que la ausencia de libido de nuestra pareja es completamente nuestra responsabilidad.

La famosa pastilla azul ayudó a muchas más mujeres que a hombres a recuperar esa autoestima pérdida pero ¿qué hacemos nosotras cuando llevamos meses diciendo todas las noches que nos duele la cabeza? Aquí algunos tips salvadores:

 

Conoce: 6 alimentos nutritivos y que alimentan la pasión

 

Salir de la rutina sexual. Intenten algo nuevo y arriesgado. No, no se trata de hacerlo en el jardín del vecino, pero variar los sitios donde se tiene sexo o intentar nuevas posiciones es un comienzo. Si es necesario conseguir juguetes, ¿qué esperan para salir a la sex shop más cercana? Asimismo, reconquístense, de esta manera también sincronizarán su libido

Tomar té. Consumir té de maca, con gingseng o una cápsula de ginkgo biloba contribuye a reducir la tensión, más si tomas antidepresivos o padeces diabetes

Hacer ejercicio. Sí, al ejercitarnos aumentamos naturalmente nuestros niveles de testosterona, mejoramos la autoestima y flexibilidad, lo que nos quitará timidez y nos ayudará a experimentar sin pena

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (9 votes, average: 3,67 out of 5)
Loading...