¿Sufren cambios hormonales los futuros papás?

Redacción bbmundo · 1 octubre, 2014

Algunos padres pueden mostrar empatía ante el dolor y angustia que la mamá experimenta en el parto.

Desde hace muchos siglos se habla de un síndrome de respuesta empática al estrés, el dolor o las sensaciones de los demás, incluso Marco Polo lo registra una de estas experiencias en sus escritos.

En su forma más simple, todos hemos experimentado alguna respuesta física ligera, incluso dolor, cuando vemos que un amigo se lastima o escuchamos a alguien relatar un incidente trágico. Existen estudios que han medido las respuestas de estrés y cambios hormonales que se daban en voluntarios para la investigación mientras observaban videos de sucesos traumáticos.

Las personas que se encargan del cuidado de las mujeres embarazadas han sido testigos de una amplia gama de sufrimientos y molestias que padecen las parejas y cónyuges de éstas, que son semejantes a los síntomas del embarazo y del parto. La literatura está llena de estudios de este tipo y los antropólogos han observado y registrado numerosas culturas en las cuales se dirige mucha atención hacia el padre una vez que ha pasado la difícil “prueba” de “dar a luz”.

  • Es posible que exista el caso de que el futuro papá exprese sus sentimientos de dolor y angustia al mismo tiempo que la mamá está en el parto
  • Puede imitar las expresiones faciales e incluso “puje” durante la segunda etapa del nacimiento
  • Hay papás que aumentan de peso igual que las mamás, padecen náuseas y estreñimiento e incluso desarrollan hemorroides
  • En un estudio reciente, se demostró que los futuros papás sufren cambios hormonales a medida que se acerca el nacimiento del bebé
  • Su testosterona puede disminuir marcadamente en las tres semanas anteriores al parto para después aumentar de manera notoria después del nacimiento. Asimismo, la producción de estrógeno era mucho mayor y el de cortisol menor

Todas éstas pueden ser una respuesta de adaptación a la disminución en la necesidad y el deseo de tener relaciones sexuales, lo mismo que en el deseo de “luchar o escapar” justo antes del parto. Los investigadores señalaron que los niveles hormonales no predicen el comportamiento paternal, además de que no existe un “nivel normal” de cambio hormonal paterno.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...