Hijos que dominan: ¿tienes uno?

Gordon Neufeld · 21 agosto, 2015

El reconocido doctor Gordon Neulfeld explica qué es el complejo alfa en los niños

Desde una perspectiva elemental, la relación de padres e hijos debe ser de liderazgo y dependencia: nosotros nos encargamos de guiarlos y mostrarles cómo se hacen las cosas y ellos de buscar cuidado y protección.

Así pues, el propósito de los instintos alfa es cuidar y proveer y el de la dependencia es ser procurado. Se supone que uno es la respuesta del otro y que son fluidos, se van alternando y adaptan a las circunstancias.

Cuando en los niños hay una tendencia a tener el control, satisfacer las necesidades del otro, asumir el rol de quien es seguido o dar órdenes a los demás, podemos decir que está en el llamado complejo alfa que se manifiesta en tres perfiles:

  • Bullies: Son agresivos y tienen el impulso de establecer su dominancia a través de explotar la debilidad ajena
  • Líderes: Son mandones, compulsivos, dominantes, controladores, obligados a estar a cargo y se sienten bien cuando tienen el liderazgo
  • Protectores: Inclinados a cuidar a otros, especialmente a los vulnerables, débiles y/o heridos

Conflictos en la crianza

Como se podrán imaginar, los instintos alfa pueden hacer grandes estragos en el núcleo familiar, pues estos menores no son receptivos a ser atendidos y suelen frustrarse, ser altamente demandantes o presentar problemas de agresión. Además se resisten a aceptar directrices y son difíciles de educar porque aparentan fuerza y resistencia pese a que están necesitados de contención sin embargo, lo más grave de la situación es que los padres no estamos conscientes de la existencia de estos patrones ni de sus implicaciones.

Encontrando la solución

La respuesta no está en qué hacer, sino en cómo conseguir una relación correcta. Los niños no sólo necesitan estar vinculados a las personas que los crían sino también vinculados de la forma adecuada -es decir, en el modo dependiente y receptivo-.

Por lo tanto, lo que realmente necesitamos descifrar es cómo inspirar a nuestros hijos a confiar en nosotros y a depender de nosotros. Si no podemos hacerlo, no estamos llevando a cabo nuestro trabajo de padres: guiar a nuestros hijos a la realización completa de su verdadero potencial humano.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (14 votes, average: 2,50 out of 5)
Loading...