10 cosas que gritan que hay que llevarlo con el doctor

Carlos Aboitiz · 16 agosto, 2016

No ignores los síntomas que ponen en riesgo la vida de tu hijo.

¿Sabes cuándo hay que llevar a tu hijo con el doctor? Si tiene algún malestar, hay síntomas que no puedes ignorar porque pueden indicar problemas graves e incluso un riesgo para su vida y salud.

Te interesa: Consultorio bbmundo con Carlos Aboitiz

 

  1. Fiebre alta. Es importante determinar su origen y más cuando ésta supera de forma constante los 39-40º C, ya que generalmente se trata de una infección que debe ser tratada. En niños menores de 4 meses debes buscar atención médica inmediata.
  2. Dolor de cabeza. Si el dolor es intenso, prolongado o recurrente intenta identificar qué fue lo que lo ocasionó porque puede ser por un cuadro infeccioso (entre ellos meningitis o encefalitis) tensión, estrés emocional y golpes. De no atenderlo podría tener problemas como un tumor cerebral o migraña.
    Te interesa: Las 4 enfermedades más peligrosas en niños
  3. Erupciones cutáneas: Son comunes en niños y acompañan muchos cuadros infecciosos, la mayoría no representan riesgo pero si no desaparece puede ser síntoma de una enfermedad potencialmente grave como la infección por meningococo y las púrpuras causadas por enfermedades autoinmunes.
  4. Lunares inusuales. Pon especial atención en las manchas “múltiples” de color oscuro, claro o rojizo, ya que pueden indicar enfermedades en diversos órganos. Podría afectar su sistema nervioso central y tubo digestivo. Los lunares oscuros pueden evolucionar eventualmente a formas de cáncer.
  5. Dolor abdominal. Rara vez es un problema grave. Sin embargo los dolores intensos pueden indicar un problema serio que requerirá tratamiento. Algunas causas son la torsión intestinal, apendicitis o perforación intestinal. Si está acompañado de fiebre debes llevarlo al médico para descartar causas de mayor riesgo.
  6. Fiebre que dura más de 3 días: La mayoría de los cuadros febriles infecciosos suelen durar menos de 3 días, si se prolonga por más tiempo, se debe investigar su causa, ya que puede indicar un foco infeccioso no detectado.
  7. Vómito. Cuando se acompaña de diarrea implica riesgo de deshidratación al impedir rehidratar adecuadamente al niño por vía oral. Si el vómito se presenta posterior a un traumatismo de cráneo también puede ser dato de hipertensión endocraneana.
    Te interesa: 11 cosas que no pueden faltar en tu botiquín
  8. Labios azules. La cianosis o coloración azulada de la piel es relativamente común en niños, se puede presentar con llanto y frío, pero implica gran riesgo cuando se acompaña de un problema respiratorio ya que indica que es incapaz de lograr una oxigenación adecuada, también puede indicar una posible enfermedad cardiaca.
  9. Sangrado excesivo. Rara vez implica mayor riesgo, pero cualquier sangrado que sea prolongado o recurrente puede significar anemia, choque por perdida de volumen y también puede ser un dato indirecto de problemas de coagulación o leucemia.
  10. Dificultad respiratoria. Algo que jamás debes pasar por alto ya que puede ser causado por una crisis asmática, una neumonía y cualquier problema relacionado al sistema respiratorio.  En caso de que no pueda respirar llama al servicio de emergencias o llévalo al hospital.
    Te interesa: De qué se enferman casi todos los bebés

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (6 votes, average: 4,83 out of 5)
Loading...