10 efectos de una infancia complicada

Martha Debayle · 31 marzo, 2017

El tanatólogo y psicoterapeuta Mario Guerra, habló de las consecuencias de tener una infancia difícil.

infancia complicada

Se dice que infancia es destino, y si bien ya sabemos que esto no tiene por qué ser necesariamente así, especialmente si se recurre a la ayuda profesional, es verdad que una infancia complicada deja secuelas en la vida de la persona adulta que muchas veces no se relacionan con aquellas vivencias tempranas.

• ¿Cuáles son los efectos más comunes de haber tenido una infancia complicada?

 

¿A qué nos referimos con una infancia complicada?

 

• En general tiene que ver con la actitud que los padres, cuidadores primarios o personas significativas en la vida del menor, tuvieron hacia él. No se descartan eventos traumáticos ocurridos en la infancia y que no pueden ser atribuídos a la familia, pero en esta ocasión nos referiremos a los efectos de una incompetente o abusiva crianza.

• En general podemos hablar de falta de amor, abusos, perfeccionismo y rigidez, frialdad, maltrato abierto, manipulación y chantaje, sobreprotección, tratos distintivos con relación a los hermanos, desprecio o necesidades emocionales no satisfechas, por mencionar sólo algunos.

*Clic en REPRODUCIR EN NAVEGADOR

¿Cómo dejar de culpar al pasado de los errores del presente?

 

¿Cuáles son los efectos más comunes de una infancia complicada?

 

Autoimagen distorsionada

Los padres hacen el efecto de un espejo del “Yo interior”. Un bebé no puede reconocerse a sí mismo, así que necesita del reflejo de sus padres, especialmente la madre, para saber si es amado por quien es y como es.

Límites deficientes

• En una infancia sana se le enseña al niño o a la niña que sus padres están ahí, pero que los hijos no son una extensión de ellos y que sus necesidades y tiempos son tomados en cuenta y respetados.

• Bajo el argumento de que “es por su bien” o “para educar”, al niño se le obliga a aceptar la intrusión de extraños en su vida (saluda a tu tía y dale beso) o de los propios padres con actitudes sobreprotectoras o ansiosas (ya ves, por eso te pasan cosas, por no obedecerme).

• Por otro lado, están los padres “engañadores” que se vuelven poco confiables para el niño (dime la verdad y no te va a pasar nada) o aquellos que no atienden necesidades por estar muy ocupados.

Lee la nota completa en MarthaDebayle.com

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (8 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...