Tipos de escuelas que hay y cómo elegir la mejor

Nayeli Rivera · 9 abril, 2018

Con tantos modelos educativos, elegir colegio es confuso. Utiliza esta información para decidir a qué escuela debe de ir.

No es muy temprano para pensar cómo quieres educar a tu hijo. Checa esta guía y decide qué tipo de formación le dejarás para todo la vida.

 

¿Cómo decido a qué escuela debe de ir?

 

Es muy probable que cuando eras niña, tus papás no tenían que hacer un análisis minucioso sobre la escuela que elegían para ti porque antes la educación era, en su mayoría, de metodología tradicional y lo más complicado era evaluar si el colegio que les gustaba les quedaba cerca y si les alcanzaba para pagarlo.

Hoy las cosas son muy distintas en cuestión de educación y, como mamá primeriza, puedes sentirte obligada a responder un sinfín de cuestionamientos antes de elegir un colegio para tu hijo.

Haz oídos sordos a todo lo que te digan y trata de responder las principales preguntas antes de decidir: ¿Qué opciones te quedan cerca? ¿Cuál es el presupuesto que tienes para pagar una escuela? ¿Qué tipo de corriente educativa refuerza los valores que le inculcas en casa? ¿Cuál es el carácter de tu hijo?

 

Checa: Escuela mixta, ¿la mejor opción?

Elige la mejor

 

¿Corrientes educativas? ¡¿Qué es eso?! Seguro has escuchado sobre las escuelas Montessori o las que usan métodos constructivistas, que son los modelos más conocidos en México, sin embargo, existe todo un abanico de opciones de entre las cuales puedes escoger la que mejor creas tanto para ti como para tu hijo. Aquí te presentamos las metodologías más populares y cómo funciona cada una.

 

Educación tradicional

 

Es el sistema en el que estudiamos la mayoría de las mamás que hoy tienen más o menos 30 años, ya sea en escuelas públicas o privadas.

¿Cómo funciona?

  • El profesor es quien le da la información “digerida” a los alumnos para que la memoricen; es decir, los niños asimilan el aprendizaje tal cuál, sin elaborarlo.
  • El maestro dicta o pone en el pizarrón mapas mentales para que los niños los copien.
  • Por lo regular, están sentados en bancas individuales
  • Las lecciones son semanales
  • Se piden tareas
  • Se evalúa mediante exámenes
  • Disciplina tradicional (sanciones por malas conductas)

Checa: Para que no sufra el cambio de escuela

Pros y contras

“En este método lo más importante es la memoria porque muchas cosas se aprenden tal cuál sin razonar. Sin embargo, en todos los métodos es necesaria; por ejemplo, es imposible aprender sobre historia, con nombres y fechas, sin utilizar la memoria”, explica María José Obregón, mamá de dos niños y pedagoga durante muchos años en una escuela de estilo tradicional.

Esta corriente no es mala por sí misma, pero es muy importante conocer el carácter de tu hijo y su educación familiar para saber si encajará en el sistema. Por ejemplo, si tu crío es muy rebelde, la disciplina que exige un colegio tradicional puede ayudarle a entender el concepto de causa-efecto y controlar su impulsividad.

“La educación tradicional está muy satanizada y no se valora sus puntos favorables, por eso muchas escuelas niegan ser tradicionales y se autocalifican como constructivistas, aunque en la práctica usan bases tradicionalistas”, señala.

¿Qué escuelas puedes buscar?

Instituto México (Colonia Roma)
Centro Educativo Jean Piaget (Mixcoac)
La Salle Colegio Cristóbal Colón (Lomas Verdes)
Instituto Highlands (Jardines del Pedregal)
Colegio Francés del Pedregal (Jardines del Pedregal)

 

Checa: ¿Cómo elegir la mejor escuela de inglés para tus hijos?

 

Montessori

El método Montessori fue ideado por la educadora italiana María Montessori quién describió que los niños pasan por el periodo de “mente absorbente” hasta antes de los seis años, tiempo en el que su capacidad de aprendizaje es impresionante y acumulan experiencias sin hacer ningún esfuerzo, por lo que esta corriente se basa en estimular a los niños durante ese periodo de manera natural y respetando sus propios intereses.

¿Cómo funciona?

No existen maestros, sino guías que invitan a los niños a trabajar libremente, pero a la vez, dentro de ciertos límites. Todas las guías deben estar certificadas, ya sea por la Asociación Montessori de México o la AMI, Asociación Montessori Internacional (ojo, no todas las escuelas están afiliadas a éstas).

Se adopta como una filosofía de vida. “No es algo que se aplique únicamente en la escuela sino que debe llevarse y trabajarse en casa”, explica Cecilia Vivanco, directora pedagógica de Koi Montessori.

Pros y contras

De acuerdo con Cecilia una de las grandes diferencias entre la metodología Montessori y otras corrientes es la educación personalizada, pues ésta le da a tu hijo seguridad y confianza en sí mismos. Además, trabaja con lo real, no se promueve el aprendizaje a través de elementos inexistentes.

Por otro lado, hay muchas escuelas que dicen aplicar la filosofía Montessori pero no lo hacen. Para saber si la escuela que elegiste para tu hijo corresponde, evalúa la preparación de las guías, los ambientes y materiales que utiliza, pero sobre todo, visita muchas escuelas que se califiquen Montessori porque sólo así verás las que llevan estos principios.

¿Qué escuelas puedes buscar?

Comunidad Educativa León Felipe (Atizapan de Zaragoza)
Montessori American School (Lomas de Chapultepec)
Escuela Montessori de la Ciudad de México (Lomas de Chapultepec)
Montessori del Pedregal (Tlalpan)
Koi Montessori (Condesa)

 

Pedagogía Waldorf

 

La pedagogía Waldorf, iniciada por el filósofo alemán Rudolf Steiner, busca que los niños se desarrollen en un ambiente libre y cooperativo, y con un fuerte apoyo en el arte y los trabajos manuales.

¿Cómo funciona?

Está dividida en tres niveles según la etapa de vida: primera infancia (0 a 6 años), niñez (7 a 13 años) y adolescencia (14 a 21 años). En la primera etapa se apoya el desarrollo del cuerpo y los sentidos, en la segunda lo ayudan a descubrir el mundo y, en la última, lo impulsan a entender las situaciones complejas del mundo y construir un pensamiento autónomo.
Además de las materias que están en el programa de estudios de la SEP, los centros Waldof incluyen asignaturas artísticas como música, danza, teatro, pintura, y trabajos artesanales. No hay exámenes y las calificaciones no tienen tanta importancia para evaluar su desarrollo.

Pros y contras

“En los centros Waldorf no se trata de competir con los demás, sino con uno mismo: se les ponen pruebas y retos para impulsarlos a hacerlo cada vez mejor. Ese espíritu de autosuperación dura para toda la vida”, explicó Christopher Clouder, uno de los máximos expertos en este método.

El arte y la música tienen mucha importancia en la pedagogía Waldorf y Clouder señala que se trata de una parte importantísima del desarrollo personal. Aportan armonía. En los últimos años se ha demostrado que los niños con una educación artística rica tienen mejor salud mental, menos abandono escolar, menos propensión al consumo de drogas y mejores resultados académicos.

Además, cuando se deja solos a los niños, dibujan, cantan, saltan y se mueven. El movimiento genera sinapsis en el cerebro que estimula las conexiones neuronales.

¿Qué escuelas puedes buscar?

Colegio Inlakesh (Cuajimalpa)
Escuela Waldorf de la Ciuda de México (Tlalpan)
Escuela Waldorf Federico García Lorca (San Jerónimo)
Le Petit Prince (Lomas de Virreyes)
El Bosque de Micael (Cuajimalpa)

 

Sistema UNO internacional

 

Este es uno de los métodos de aprendizaje más innovadores. Fue creado en 2010 y ha sido avalado por Grupo Santillana y algunos aliados como Apple, Animal Planet, Discovery Education, Cambridge English, Lexium y la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).
Este modelo ha buscado un proceso de transformación en la educación y ya hay más de mil escuelas en América Latina que lo aplican.

¿Cómo funciona?

Su base es una educación por competencias: involucra a niño en el proceso de su desarrollo con tres elementos: los conocimientos, las habilidades y las actitudes.
Inculcan cinco valores esenciales: dignidad, diversidad, solidaridad, participación y sustentabilidad.

Las escuelas incorporadas cuentan con el Programa BE, en el que se aprende de forma bicultural, tomando materias en ese idioma. Las escuelas de la red están equipadas con una infraestructura digital y es común que utilicen iPads y otros dispositivos digitales para mostrar los contenidos.

Pros y contras

Wendy Quiroz, directora del Colegio Cultural Cuauhtémoc ubicado el Estado de México, relata su experiencia como docente de este sistema: “Buscamos la preparación integral con los libros, iPads y aplicaciones que les ayudan a los niños a desarrollar diferentes habilidades, y se adapta a sus propias fortalezas”.

Además, muchos contenidos han sido diseñados especialmente para el salón de clases por Discovery Education y Animal Planet.

¿Qué escuelas puedes buscar?

Colegio Saint Mary School (Santa María La Ribera)
Colegio Monte Rosa (Jardín Balbuena)
Colegio O’Farril (Ajusco)
Liceo Modernización Educativa de México (Coyoacán)
Paideia Centro Educativo (Coyoacán)

 

Checa: Tips para alaegir la escuela de tu hijo

 

Homeschooling

 


Esta tendencia a nivel internacional promueve que la educación se imparta en casa a través de los mismos padres o bien maestros especializados en materias específicias.

¿Cómo funciona?

Hay tres tendencias en las que se divide la educación en casa:

  • El homeschooling que es a través de un programa de estudios muy apegado a lo que exigen las currículas oficiales.
  • El unschooling es más bien una filosofía de vida que sugiere que los niños deben alcanzar su propio aprendizaje a través de experiencias naturales del día a día, sin algún programa de estudios.
  • El flexischooling que es una mezcla de los otros dos tipos, es decir, se puede presentar algunas materias fijas (como español y matemáticas) y el resto que sean actividades más libres.

Pros y contras

Valeria es una mamá que ha practicado el homeschooling con su hijo Lucca desde hace un año y medio: “Cuando mi hijo comenzó a ir a la escuela no me gustaban las cosas que aprendía, sobre todo en aspectos de conducta, y al final me di cuenta de que las maestras no tienen la preparación ni la formación suficiente, en resumen no llenaban mis expectativas.
Por supuesto, llevar la educación a la casa ha sido una decisión difícil. Entré a estudiar un curso de pedagogía, otro de planificación escolar y además, diseñé un estudio para que ahí realizáramos el aprendizaje”, cuenta Valeria,

Siempre me preguntan sobre cómo resuelvo la socialización pero yo creo que se aprende en el día a día. El verdadero reto está en trabajar porque realmente dedicas parte de tu vida a este proyecto. Nosotros estudiamos de acuerdo a los intereses de mi hijo y si hay algo que no sé, soy sincera con él y le pido tiempo para investigarlo”, señala.

También hay casos en que se inicia más tarde como Dessy Martínez que tiene tres hijos con los que practica la educación en casa. Dos jóvenes de 16 y 14 años y un pequeño de 5 años.
El reto para ella ha sido la adaptación, dice: “Yo me he apoyado en un programa que se llama Pedagogía Blanca, pero también hay mucho material en internet que puede ayudarte de forma gratuita. Una de las partes más complejas es entender que no puedes separar a la mamá de la maestra.

Para mis hijas el reto más importante fue aprender a enfrentar la gente que les pregunta sobre por qué no van a la escuela”.

 

Educación constructivista

 

Esta es una de las metodologías que más se utiliza e incluso se ha fusionado con la escuela tradicional. Busca que los niños construyan sus conocimientos a partir de su propia investigación para obtener un aprendizaje significativo.

¿Cómo funciona?

Les asignan un tema, les dan cierto tiempo para investigar y después exponen las ideas frente al salón. Los profesores les ofrecen herramientas para formarse una idea concreta de las cosas y resolver diferentes situaciones.

Pros y contras

Lo que hace esta corriente es interesar a los niños para que quieran aprender más. Les gusta investigar de forma natural, no se quedan con dudas.

Ya que realizan tareas que no son tan específicas, pero que refuerza su capacidad de solucionar problemas, se hacen independientes, que es finalmente buscas como mamá o papá: formar una persona capaz de enfrentar los problemas de la vida.

¿Qué escuelas puedes buscar?

Colegio Williams (Mixcoac, San Jerónimo, Ajusco)
Peterson Schools (Cuajumalpa, Lomas, Pedregal, Tlalpan)
Liceo Mexicano Japonés (Jardínes del Pedregal)
Colegio Nuevo Continente (Del Valle)
Colegio de San Ignacio de Loyola (Vizcainas)

 

¿Y las escuelas públicas?

 

La metodología que se usa es la educación tradicional, aunque poco a poco la Secretaría de Educación Pública ha intentado implementar otras corrientes, como el constructivismo.

“El sistema educativo en México no está bien cimentado. Incluye corrientes de varios autores pero no tiene buenas bases y eso ha sido un gran problema. Por una parte toma algunas cosas del método Montessori para preescolar, pero al llegar a primaria le exigen a los niños que ya sepan escribir o al menos copiar la tarea, por ejemplo. No hay una corriente bien definida. Así como hay niños que pueden adaptarse a cualquier corriente, hay otros que llegan a sexto grado de primaria y no saben sumar ni restar porque no tienen nada de bases”, explica Diana Morquecho, educadora en escuelas gubernamentales.

Aunque las instalaciones cuentan con buenos espacios e infraestructura, el mobiliario es deficiente e insuficiente para la demanda y hay muchas cosas que no funcionan. “Cuando hay sobrecupo, los papás tienen que reparar los pupitres para que sus hijos puedan sentarse a tomar clases.

Otro tema importante es la seguridad, pues salen todos los niños al mismo tiempo a la calle, no es como en otras escuelas que sólo entregan a los niños a quien muestre una credencial o gafete”.

¡Tranquila! No todo es negativo. Uno de los requisitos para entrar como educadora a una escuela pública es haber estudiado una carrera afín y estar bien preparada, además, de acuerdo con Diana, después de las reformas educativas que hubo en México, muchos maestros se jubilaron, llevándose así viejas prácticas y dando paso a educadores jóvenes, preparados y con ideas nuevas para aplicar en las aulas.

A nivel guardería y preescolar, los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI) están muy bien regulados y tienen servicios de muy buena calidad para lactantes, niños en edad maternal y preescolares.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (3 votes, average: 3,67 out of 5)
Loading...